Planificación y disciplina

Comunicación

Si eres un blogger comprometido sabrás que en ocasiones es complicado encontrar el tema sobre el que hablar en tu blog, otras simplemente no habrás tenido tiempo para preparar un post en condiciones o simplemente estás cansado y no te apetece escribir. Todas las opciones son posibles, pero ¿qué pasa cuando tenemos acostumbrados a los lectores a encontrar contenido nuevo en nuestro blog cada día y llega el día de la no inspiración?, ¿qué puedo hacer para evitar que esto suceda?.

Planificación y disciplina

Las soluciones ante semejante problema son varias, pero desde mi experiencia te diré que la opción que mejor me ha funcionado a mi en este sentido es la de la «planificación y disciplina«. Por si no lo sabes te diré que los posts en WordPress se pueden programar, por lo que es una decisión inteligente aprovecharte de ti mismo el día que estás inspirado y tener varios posts (preferiblemente que sean atemporales) en la recamara para «salvarte la vida» en día de la no publicación.

Si tu capacidad de previsión supera la media puedes incluso plantearte la posibilidad de tener varios días programados y mostrar los títulos a modo listado de «posts futuros« en tu sitio mediante un pequeño código que puedes insertar en la columna lateral o donde lo desees. Ésto puede servirte también para provocar expectación entre tus lectores que sabrán de antemano los títulos de las próximas publicaciones provocando así un efecto llamada más importante que la «sorpresa de cada día».

Además de la planificación es importante la disciplina y tener claros los objetivos por los que deseas publicar cada día, semana o con la periodicidad que hayas decidido. Si tus objetivos son lo suficientemente importante para ti como para cumplirlo deberás ser una persona comprometida contigo y con tus objetivos. Si eres capaz de cumplir un mes con la planificación y la disciplina después todo será más fácil porque tu cabeza y tus ideas estarán acostumbradas o acostumbrándose a ponerse de acuerdo con más asiduidad y esto te facilitará hacerlo esos «días malos».

¿Estás preparado para proponerte unos objetivos lo suficientemente ambiciosos como para que la planificiación y la disciplina entren a formar parte de tu vida? Pues por mi parte te doy todo el ánimo del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú