Cómo un día sentí esperanza…

Internet, Personal

Muchas veces he pensado que desde mi localidad de residencia era prácticamente imposible encontrar una vía o camino mediante el cual poder aspirar a algo más de lo que a priori un pueblecito de 10 mil habitantes donde los comercios locales tienen más o menos poco éxito.

Bueno, de forma muy casual, como todo en mi vida, y con una gran capacidad y ganas de aprender cosas nuevas me he metido casi de lleno en las redes sociales. Bueno, en Twitter y el mundo de los eventos, del emprendimiento y de cosas que me gustan mucho y que sólo me falta desarrollar un poco mejor: el marketing, el emprendimiento, el diseño, el posicionamiento y el afán de superación.

Sigo pensando que las posibilidades de las redes sociales, pese a ser muchas, siguen siendo limitadas para localidades apartadas de zonas importantes o capitales como mi pueblo, pero el año que viene, a diferencia de este año, asistiré al iWeekend Valencia para poder conocer a la gente que gustosamente he empezado a seguir en Twitter y que, algunos, es un honor que se decidan a seguir a alguien como yo.

Prometo que prosperaré, pues ideas tengo muchas, pero no hay prisa ni urgencia… las cosas despacio siempre saben mejor. ¿Tú qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú