Regalo mi idea a las empresas de alimentación

Ciencia y Salud, Personal

Como muchos de vosotros ya sabréis tengo diabetes desde hace casi 30 años y mi vida sin ella seguramente no hubiese sido la misma. Muchas veces le doy las gracias a mi diabetes por haberme hecho como soy para según qué cosas, pero a veces pienso que puede que no se lo deba a ella si no que me lo debo a mi mismo. Sea como fuere, la diabetes es una enfermedad que requiere un cuidado constante para el resto de tus días. Algo, por otra parte, complicado de conseguir.

Cuando me diagnosticaron diabetes apenas se conocían casos y casi ni la enfermedad por la mayoría de la gente, pero con el tiempo se ha ido generalizando especialmente la diabetes de tipo 2 que es la que aparece en las personas mayores y gente obesa. La mía es la mellitus o diabetes tipo 1.

En mi pueblo conozco a mucha gente con diabetes que me suelen preguntar. Desde madres con niños con diabetes pasando por adolescentes o personas mayores y es, especialmente, en este último caso en el que pienso que es más complicado conseguir entender la diabetes.

Para entender la diabetes es necesaria una educación diabetológica que, aunque no es complicada de asimilar, sí lo puede ser para personas de cierta edad. Estas personas tienen un riesgo añadido y es el desconocimiento de todo lo que rodea a la enfermedad por regla general. Muchos suelen decir frases del tipo «tengo un poco de azúcar» como si la enfermedad pudiera ser poco o mucho cuando en realidad es como los embarazos, o es o no es. Tampoco suelen ser capaces de entender conceptos como raciones de carbohidratos o similares que se usan tanto para el control de la alimentación y para la gestión de los niveles de glucosa en sangre y fue todo esto lo que me empujó a pensar en una posible solución.

Sin azúcar

Mi niña tiene celiaquía y afortunadamente en Mercadona hay una enorme variedad de productos excelentemente etiquetados que facilitan la labor de comprar a cualquier familia con miembros que padezcan esta otra enfermedad. En cambio, para las personas con diabetes suele ser todo engañoso o directamente mentira con conceptos como «sin azúcares añadidos» o similares que incitan a pensar que son adecuados para las personas con diabetes. Fue por eso que me planteé una solución sencilla para un problema grave y, desde mi modesto punto de vista, creo que la encontré: TagDiabetes.

tagdiabetes

¿Qué es TagDiabetes?

TagDiabetes es el nombre que le dí en su momento al sistema de identificación de productos alimenticios creado para facilitar la elección de productos según su idoneidad para las personas con diabetes. No olvidemos que en el mundo somos 364 millones de personas con diabetes.

¿Qué pretende solucionar TagDiabetes?

TagDiabetes pretende facilitar la compra de productos ayudando a la identificación para el usuario según el grado de idoneidad de los mismos para personas con diabetes.

¿Qué propone TagDiabetes?

Ayudar a las personas mayores, sin educación diabetológica e incluso analfabetas a identificar los productos según su grado de carbohidratos y, por consiguiente, de azúcares que tan dañinos son para las personas con diabetes. Conseguir esto no es una labor fácil, pero conseguir ayudar a personas con diabetes, mayoritariamente tipo 2, podría reducir considerablemente las causas derivadas de un mal control de los índices glucémicos de las personas con diabetes.

Para conseguir el objetivo planteado estuve pensando en formas de identificación que colaboraran en este sentido y me decanté por dos tipos de identificadores:

  1. Numéricos en porcentaje. Indicar el % de carbohidratos del alimento en su etiqueta. Esto suele estar presente en la información nutricional de los mismos, pero no es identificable por un elevadísimo porcentaje de personas con diabetes y sin ella.
  2. Escala cromática. Los colores podrían servir para agilizar la identificación sin necesidad de mirar el número percentual. Además, para personas de avanzada edad, con problemas visuales e incluso para personas con analfabetismo sería un «semáforo» que podría servir de identificador, aunque no con tanta precisión como el valor numérico.

Teniendo en cuenta estos dos elementos me propuse ubicar esos dos elementos en un icono reconocible como pueda ser el símbolo de los productos «sin gluten» y opté por un hexágono que no deja de ser un terrón de azúcar visto desde un ángulo elevado en diagonal.

tagdiabetes-escala

En el este enlace puedes descargar un pdf donde explicaba el funcionamiento de mi idea y que presenté a algunas compañías que decidieron declinar su uso en su etiquetado aun no entiendo muy bien porqué, pues considero que la marca que sea la pionera usando esta nueva y sencilla codificación en sus etiquetas estaría consiguiendo meterse en el bolsillo a un gran número de personas… hasta 364 millones y sus familiares y amigos.

Quiero aprovechar este espacio para invitar a las marcas que deseen emplear este sencillo sistema a que lo hagan con libertad, pues me gustaría compartirlo con todos bajo licencia Creative Commons con reconocimiento

3 Comentarios. Dejar nuevo

  • Hola Rafa, molt interessant l’idea. Segur que ajudaria molt a la gent diabètica.

    Responder
  • Creo que el problema radica en que el porcentaje se puede utilizar mal. A ver si me explico… Muchos productos son aptos para diabéticos si se toman en baja cantidad, pero igualmente «malos» si se abusa. Así, un diabético puede hacerse un bocadillo con pan de toda la vida, pero no es aconsejable que se coma toda la barra. Entonces, tú puedes ponerle la etiqueta verde porque puede comer 100g de pan sin mayor problema, el porcentaje es adecuado. Pero si le gusta mojar pan, igual se sube a la barra entera, y claro, ya ahí el problema no es el porcentaje, sino la cantidad, y eso es más difícil de hacer…
    Para un celíaco no importa la cantidad, simplemente hay o no hay, y punto, así que con saber que un producto no lleva gluten, pueden comerse cinco kg que «no pasa nada» (obviamente, no es muy sano comerse 5kg de lo que sea, pero el problema vendrá por otro lado, no por la celiaquía).
    Espero no desanimarte, ya que la esencia de la idea es buena, igual hay una forma de poner los colores en base al tamaño de la ración, aunque sigue siendo un poco extraño, porque toooodos los alimentos pueden tomarlos los diabéticos, si me apuras, hasta el propio azúcar, sólo que en una cantidad bastante bastante baja… Simplemente con un texto en el que diga «apto para diabéticos» como hacen algunas marcas, ya sería de agradecer, aunque a veces este texto es difícil de encotnrar también… ¿será por si acaso les da por comerse la barra entera de pan? (ya me entiendes, verdad?)

    Responder
    • Esa problemática existe actualmente igual y es dificil, como dices, que la cantidad se pueda valorar pero con el porcentaje lo que facilitamos es la capacidad de localizar la información que independientemente de la cantidad que se tome. Que sea verde no significa que sea indispensable y que sea rojo tampoco que no se pueda tomar, aquí no hablo de orientar en la alimentación, si no en dar la información necesaria para que cada cual tome sus decisiones y facilitar el proceso de compra para muchas personas.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.