La clave para que tu negocio no pare de crecer

Negocios

¿Alguna vez te has preguntado porqué tus clientes te recomiendan a otros? ¿Por qué alguien llega a contactar contigo para pedirte presupuesto para desarrollar su proyecto? Estas preguntas son posiblemente sean las preguntas que mejor información te puedan proporcionar acerca de tu negocio, productos o servicios, pero nunca las hacemos ni siquiera nos las planteamos.

No te preocupes. Hoy te voy a dar respuesta yo a esas preguntas acerca de tu negocio aunque puede que ni te conozca en persona ni por las redes sociales, porque la respuesta a esas preguntas se resume en una sencilla palabra que abre miles de puertas y nos lleva al Olimpo de los negocios: confianza.

La confianza es ese valor intangible que tu empresa ofrece a todos y cada uno de tus clientes reales y potenciales, es posiblemente el valor más valioso de todos, incluso más que el dinero, porque con confianza todo se puede conseguir.

¿Cómo se gana la confianza de alguien que no conozco? Son muchas las formas de ganar esa confianza de los clientes que vendrán, pero que todavía ni te conocen.

  • Experiencia.
    Nuestra experiencia es algo que ofrece garantías a cualquier cliente potencial y eso siempre inclina la balanza a nuestro favor al aumentar la confianza. Así pues, cuanto más tiempo trabajes duro más y mejor experiencia obtendrás y más fácil será trasmitirla a tus clientes potenciales en forma de confianza.
  • Profesionalidad.
    Ser profesional no es saber hacer un trabajo, es hacerlo bien y en las condiciones establecidas. Debes ser consciente siempre de tus posibilidades si quieres generar confianza entre tus clientes y solo asumir compromisos que sepas que vas a poder cumplir. Contentar a un cliente con promesas que luego se van a incumplir sería el mayor error que puedas cometer.
  • Hechos, no palabras.
    A veces las cosas se pueden torcer por problemas propios o ajenos que nos afecten directamente. En esos casos jamás debemos trasladar nuestros problemas a nuestros clientes porque de esa forma ellos se ven afectados por algo que no les incumbe. Si algo sale mal, ¡soluciónalo!. Si algo se complica, ¡arréglalo!. Hablar está bien, pero si no demostramos de qué estamos hechos en los momentos difíciles es que no valemos para lo que hacemos.

Estos tres puntos son una pequeña muestra de todo lo que debes hacer para que tus clientes actuales y futuros tengan confianza en ti y tu negocio, pues la confianza es lo único que te puede hacer progresar más allá que el dinero, las horas de trabajo y muchas otras cosas que habitualmente le damos tanta importancia. ¡Gánate la confianza de tus clientes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.