Consejos para elegir bien cómo hacer mi página web

Negocios

 

Dice la leyenda que hace muchos muchos años un empresario era capaz de pagar más de 5 mil euros por disponer de una página web de su negocio y cuya finalidad, en la mayoría de los casos, no pasaba de la parte informativa. Las cosas eran diferentes y ser diseñador web estaba muy bien valorado porque era como el guardián de la puerta del futuro que permitía que un negocio tuviera el increíble poder de estar presente para todo el mundo las 24h al día. Era magia.

Desde aquellos tiempos inmemoriales las cosas han cambiado mucho. Un ejército de sobrinos han invadido el mundo del diseño web consiguiendo un abaratamiento de los servicios hasta límites a veces insospechados. Y luego otro ejercito de pseudoprofesionales han rebajado el liston sin que la gente sea capaz de diferenciarlos a simple vista.

Hoy en día son muchas las empresas, autónomos o emprendedores que requieren de una página web para su proyecto o negocio y sus presupuestos son cada vez más bajos y la valoración del profesional del diseño web y su trabajo cada vez peor. Pero vamos a decir algunas verdades y así que nadie se engañe ni lo pretenda con nosotros:

1/ Tu sobrino no es profesional

Si esa frase se cumple plantéate si realmente dejarías que un aficionado a los coches disputara una carrera de Formula 1. Claramente no. Que te guste algo y que lo domines como para hacer un trabajo profesional son cosas muy diferentes y estar dispuesto a poner la imagen y futuro de tu negocio del que vives (o sobrevives) en manos de un amateur que no va a poder resolverte muchas de las cuestiones esenciales es cuanto menos una imprudencia.

2/ Selfservice. No pierdas el tiempo por ahorrar dinero

Tengamos claro que tu tiempo vale dinero, posiblemente mucho dinero. Existen innumerables plataformas de hágaselo usted mismo en las que puedes construir fantásticas páginas web (que se note la ironía), pero en realidad ni son profesionales, ni son óptimas para tu negocio ni deberías perder el tiempo intentando hacer algo para lo que no estás preparado cuando tu negocio te pide tiempo y recursos cada día.

¿Estás seguro que no te sale más rentable buscar a un profesional que te solucione el tema de tu página web al tiempo que te aporta ideas y consejos para mejorar y tu dedicarte a tu negocio y su rendimiento económico en lugar de querer ser un diseñador web amateur que con mucho esfuerzo conseguirá un trabajo mediocre? Ambos sabemos que el coste de oportunidad es importante y debes aprender a valorarlo antes de lanzarte al selfservice.

3/ Esos profesionales bueno, bonito, barato

Existe un grupo de profesionales de dudosa cualificación que se dedican a realizar páginas web a precios realmente increíbles: 250€ por tu página web incluyendo dominio, hosting, plugins de pago ah no que de eso no usan, etc. Esta gente lo que hace es instalar un wordpress (eso realmente cuesta 5 minutos si eres un poco lento) y llenarlo de contenidos sin tener en cuenta nada más de todo el potencial que se le puede sacar a un WordPress. Es como un selfservice, pero mucho peor porque en teoría debería ser un trabajo profesional, pero en realidad no lo es.

Mi conclusión

Cualquier profesión requiere de una formación y experiencia y esto en el mundo del diseño web como en cualquier ámbito de la programación es complicado de valorar por los clientes que en muchos casos ven como «el diseñador web es alguien que está unas horas delante del PC sin hacer esfuerzo y se gana la vida con ello» (frase real de un cliente), pero la realidad es muy diferente.

Si tu negocio o proyecto necesitan una página web o tienda online (ecommerce) no deberías dejarlo en manos de un aficionado, pseudoprofesional o de ti mismo. Busca un profesional del diseño web que te pueda ofrecer soluciones y tú céntrate en tu negocio y que este sea lo más rentable posible. Los vendehumos o pseudoprofesionales del diseño web tampoco son una buena opción porque sus trabajos son realmente malos y faltos de potencial que es lo que tu negocio o proyecto necesitan, mucho potencial.

Esto es como todo en la vida… zapatero a tus zapatos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.