Todo sobre procrastinar

Ciencia y Salud

En el mundo existen muchas formas de gestionar el tiempo y los procesos en busca de la excelencia, la rentabilidad y la eficiencia, pero al mismo tiempo todos tenemos un «virus» que nos puede impedir que la gestión realizada sea la correcta: la procrastinación.

¿Qué es la procrastinación?

Procrastinar es dejar para luego lo que puedas hacer hoy. Este concepto no es nuevo para nadie pues todos en algún momento hemos procrastinado de forma culposa e irremediable.

Todos cuando procrastinamos coindimos en algunas características comunes:

  1. Aplazamos «la cosa» de forma consciente y de forma inequívoca tras tomar la decisión de hacerlo. No hay lugar para la confusión.
  2. Sabemos que hacemos mal o no hacemos bien al aplazar la tarea pendiente para entretenernos en lo que sea.
  3. Mientras perdemos el tiempo con cualquier cosa (leyendo esta publicación, por ejemplo) somos conscientes en todo momento de que tenemos la tarea pendiente de realizar, pero seguimos aplazándola indefinidamente hasta el límite posible.
  4. Creemos tener el control en todo momento, pero en realidad la procrastinación nos somete de forma irremediable e indefinida.
  5. Cuando volvemos a las obligaciones es el momento en que nos lamentamos de no haber vuelto antes a las obligaciones.

Seguro que tu has procrastinado esta semana o la anterior. Posiblemente lo estés haciendo ahora mismo aplazando las tareas que tienes que realizar hoy, pero aunque te lo cuente no te importa. Sigues aquí.

¿Cuáles son las principales excusas para procrastinar?

El número de excusas para que procrastinar nos robe el poco tiempo que tenemos puede ser infinito, pero existen algunas que se repiten de forma recurrente una y otra vez en diferentes usuarios.

  • Redes sociales.
    Las redes sociales nos abducen de forma recurrente e inevitable. Además la hiperconectividad nos permite obliga a perder el tiempo muchas veces al día actualizando el Facebook o Twitter.
  • Mensajería instantánea.
    El whatsapp y, más concretamente, los grupos de whastapp se han convertido en uno de los principales motivos de pérdida de tiempo diario. El problema radica en las notificaciones que suelen estar completamente activas y funcionales lo que nos mantiene alerta ante el mínimo pitido o vibración. Incluso existe el síndrome de la vibración fantasma.
  • Películas y series.
    Netflix o HBO han propiciado que este motivo vaya in crescendo entre los principales motivos para procrastinar de forma irremediable.
  • Practicar deporte.
    Las sesiones deportivas son «obligatorias» y disciplinarias por lo que cada vez más personas dejan para luego el trabajo porque tienen hora en el gimnasio. Aunque practicar deporte es saludable y muy importante no debemos usarlo como excusa para aplazar obligaciones.

¿Y tu cuando fue la última vez que procrastinaste? ¿Qué actividad usaste como excusa?

2 Comentarios. Dejar nuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.