Decálogo del emprendedor. La idea.

Emprendedores

Este es el primero de diez capítulos en los que voy a exponerte de forma pormenorizada lo que yo llamo el «decálogo del emprendedor» donde podrás descubrir algunas de las claves a tener en cuenta para emprender con garantías.

LA IDEA

La idea es el alma mater de cualquier proyecto y es la base sobre la que se apoyará el desarrollo inicial de la misma para conseguir un proyecto fiable y funcional. Las ideas, como ya he comentado muchas veces, no tienen valor por sí mismas, pero es altamente recomendable anotarlas para tenerlas disponibles en el momento en el que puedan ser útiles.

¿Dónde puede surgir la idea?

Realmente la idea que te permitirá crear un proyecto de futuro puede pasar por tu mente (o tus narices) en cualquier momento por lo que es interesante coger el hábito de anotar toda idea que puedas olisquear por interesante o absurda que pueda parecer.

Yo suelo anotar todas esas ideas en la app Tareas del iPhone y de esa forma las tengo todas disponibles para el siguiente paso de la idea: la criba.

¿Qué es la criba de ideas?

Si realmente anotas todas las ideas que pasen por delante para disponer de un almacén de ideas originales tendrás que pararte y hacer una criba de ideas para desechar las menos viables de ser desarrolladas por diferentes motivos:

  1. AFICIÓN O GUSTO
    Como bien dijo Confucio «elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día en tu vida» o, en otras palabras, elimina aquellas ideas que se aparten de tus aficiones o preferencias.
  2. CAPITAL HUMANO
    Seguro que entre tus innumerables ideas encontrarás algunas que requerirán de conocimientos técnicos elevados ajenos a tus conocimientos. Esto implicará contratar a especialistas cualificados lo que deberás tener en cuenta en función de tu capacidad económica.
  3. CAPITAL ECONÓMICO
    Todas aquellas ideas que requieran de una fuerte inversión deberían ser candidatas a eliminarse. Y digo candidatas porque puede una de esas sea «la idea» y merezca un análisis más pormenorizado pues cabe la posibilidad de conseguir el dinero necesario mediante  inversores, créditos y algunas otras fórmulas.
  4. LOCURAS
    Las vas a detectar enseguida y debes eliminarlas y olvidarlas al momento para que no te roben ni un segundo más.

Una vez tengamos la lista limpia de ideas «no válidas» para nuestro futuro proyecto aun por descubrir pasarás a la siguiente fase, pero sin dejar de ampliar tu lista de forma constante y regular.

En la próxima publicación sobre el «decálogo del emprendedor» te hablaré de los proyectos piloto.

2 Comentarios. Dejar nuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.