Gestionar el fracaso, importante para emprendedores

General

Todos somos conscientes (o deberíamos serlo) que emprender no es fácil y no todos están capacitados para hacerlo. Bien por capacidad o bien por voluntad. Emprender no es fácil, pero hay algo todavía más complicado: gestionar el fracaso.

El fracaso forma parte del mismo proceso de emprender y, si bien cuando leemos acerca de emprendedores siempre se resaltan los grandes éxitos, los jóvenes que se hacen millonarios con sus proyectos o ambiciosos emprendedores que desde un garaje crean un imperio (éstos últimos debo confesar que nunca me los he creído), debemos reconocer que hay más fracasos que éxitos en el mundo emprendedor. De hecho es complicado encontrar un emprendedor de éxito que no cargue algunos fracasos en sus haberes.

¿Qué puedo sacar de bueno de mis fracasos?

Aunque pueda parecer contraproducente para un emprendedor acumular fracasos la verdad es que cada fracaso es un «MBA para emprendedores«, pero claramente el emprendedor debe tener actitud positiva frente al fracaso (hipotético y no deseado).

Con cada fracaso podremos aprender, si la actitud es adecuada, acerca de los errores que hayamos cometido, acerca de las estrategias que no hayamos llevado a cabo y acumularemos una experiencia que nos permitirá crecer como persona y como emprendedor. Aprender de los errores es una de las mejores formas de aprender y evitar caer en los mismos errores en un futuro o emprendimiento próximo.

¿Cuántos fracasos son los óptimos?

Esta pregunta no tiene respuesta correcta. En realidad cuantos menos mejor, pero no te preocupes si los acumulas como cromos de futbol. Yo mismo acumulo una buena colección de fracasos o proyectos incompletos y cerrados. Te aseguro que de cada uno de ellos he aprendido muchas cosas que me han servido para mejorar en el siguiente emprendimiento.

MI CONCLUSIÓN

Emprender tiene muchas cosas buenas, divertidas y satisfactorias, pero eludir las cosas menos buenas no va a hacer de nuestro emprendimiento algo satisfactorio porque puede suceder. Es mejor conocer todas las posibilidades para así poder afrontarlas adecuadamente cuando sucedan. El fracaso requiere gestión, pero otro día os hablaré del éxito que también requiere de una correcta gestión para evitar que nos idiotice entre otras cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.